Resumen de la enseñanza

"Condúceme, oh Pusan, hasta alguien que sepa, que pueda correctamente instruirnos y decirnos: He aquí el camino."
(Rg - Veda 6-54).


1° Resumen

La Mayeútica Transcendente propone al principiante abordar el Sendero Iniciático con la práctica del arte de la observación.

Yo puedo observar el cuerpo y el conjunto de las sensaciones corporales. De la misma forma puedo observar el va y viene de los pensamientos. Para aquel que practica esta observación, en momentos de silencio y de inmovilidad introspectivo, pero al mismo tiempo durante las actividades cotidianas, la siguiente constatación aparece con una intensidad proporcional a la práctica: Estoy yo, y está el que observa. Yo soy el que observa el cuerpo y los pensamientos. Yo no soy lo que observo. No soy ni el cuerpo, ni los pensamientos. NETI NETI dicen los Upanishads. No, tu no eres esto ni cualquier otra cosa que puedas observar.


2° Resumen

La pregunta: "¿Quién soy yo?" surge entonces. Pregunta de la cual Ramana Maharshi, nuestro Maestro venerado, ha hecho la base de su enseñanza. Quién soy yo, que observa el cuerpo y los pensamientos. La práctica regular de la meditación me lleva a realizar que yo soy Consciencia pura.

Es la Consciencia la que percibe el mundo exterior, el cuerpo y los pensamientos. En sí misma, esta consciencia está vacía de contenidos. Por lo tanto es importante no confundir, como suelen hacerlo numerosos filósofos occidentales, la consciencia de esto o aquello con la Consciencia misma. Ser consciente de esta cosa o de aquella, es constatar que este o aquel tipo de percepción, atraviesa el campo de la Consciencia. Pero en sí misma la Consciencia es independiente de todas las categorías de percepción. Durante el día, los contenidos de la conciencia son las percepciones del mundo exterior y del mundo subjetivo. Durante el sueño son los fantasmas del mundo onírico. Durante el sueño profundo, no hay sueños, cesa toda percepción y só1o permanece ya la Consciencia vacía de contenido. El sueño profundo no es inconsciencia, sino Consciencia pura vacía de toda percepción.


3° Resumen

Una nueva pregunta va a surgir para el que busca : Esta Consciencia pura, que es mi Yo, testigo de los tres estados de vigilia, sueño y sueño profundo, ¿Es una realidad personal o impersonal? En otras palabras ¿Hay una Consciencia presente en todos los individuos, o bien cada individuo tiene su propia consciencia personal? Si contestas: "Mi consciencia es diferente de la del vecino", estoy en el derecho de preguntarte en qué consiste esa diferencia. Ya que todo lo que diferencia a los individuos entre sí se sitúa al nivel de lo que es percibido por la Consciencia, y no al nivel de la Consciencia misma. Yo soy diferente de mi vecino porque mi cuerpo, mis pensamientos y mis sentimientos son diferentes. Pero al nivel de la Consciencia no hay ninguna diferencia entre mi vecino y yo. Si no existe ninguna diferencia, la Consciencia es una realidad impersonal y no una realidad personal. Siendo impersonal esta realidad, no está encerrada en ninguna limitación individual, ya que a su nivel, la individualidad no existe. Una Consciencia impersonal es necesariamente una Consciencia universal. Por lo tanto no hay más que una Consciencia Omnipresente que impregna toda la creación. Esta Consciencia está presente tanto en una planta como en un hombre. Las diferencias se sitúan únicamente al nivel de las percepciones, formando de una parte el estado de consciencia vegetal y de otra parte, el estado de consciencia humano.

Esta Consciencia que impregna toda la creación, no está, sin embargo, limitada por esta última. La Consciencia única permanece testigo de todas las formas de vida. Al ser espectadora, no queda incluida en el espectáculo. Está al mismo tiempo presente en todas las cosas y más allá de todas las cosas. De ahí que, Inmanencia y Transcendencia sean dos aspectos inseparables de la Consciencia infinita.


4° Resumen

Esta Consciencia es la Consciencia del Ser en sí. De la misma forma que la Consciencia ha sido confundida por numerosos pensadores con sus contenidos, el Ser a sido frecuentemente confundido con sus maneras.

Hace diez años existías, sin embargo, después de diez años tu cuerpo se ha transformado, ya no es el mismo, se ha modificado como se han modificado tus pensamientos y tus sentimientos; incluso el lugar donde te encuentras es probablemente otro. Entonces ¿qué es lo que te permite afirmar: "Yo existía hace diez años"? Lo que te permite decirlo es la permanencia de tu Ser. Lo que se ha transformado es tu manera de existir. Del mismo modo, en los tres estados de vigilia, sueño y sueño profundo, lo que se modifica es el modo de existencia, mientras que lo que permanece es el Ser. En el nacimiento y en la muerte lo que se transforma es la manera de existir, lo que permanece es el Ser. Como dice el Bhagavad-Gita: "Lo que Es no puede dejar de SER". Ser nada es todavía SER la nada, es decir, SER bajo el aspecto aparentemente negativo de la no - manifestación, la pura existencia despojada de toda forma de existencia. La pura Consciencia no es nada, nada definible o formulable. Ese nada que sólo puede asir nuestra intuición, es la pura existencia infinita. Ese nada del Ser puro es el sustrato de todo, sobre el que se superponen todas las formas de existencia.

Así, el hecho de ser permanece inmutable, y tu manera de existir, tu ego, tu personalidad se modifican sin cesar. Como afirma el Budismo, el yo es impermanente, mientras que el Ser en sí, que no es otra cosa que la Inefable Transcendencia del Nirvana o de Brahman, es inmutable.

Dios es el Ser, de ahí la afirmación bíblica: "YO SOY EL QUE SOY". La Realidad Divina es el SER-CONSCIENCIA-BEATITUD...SAT-CHIT-ANANDA...La beatitud resulta de la infinitud, conocer su infinitud es conocer la beatitud.


5° Resumen

Vivir al nivel de nuestra verdadera naturaleza, de nuestro Yo supremo que es Ser puro, tal es el fin de la Iniciación.

Esta realización implica un total desapego. Porque nos identificamos al cuerpo y a la mente aparecen la codicia y el apego. La Paz profunda del desapego, sólo es conocida por el que renuncia a esa falsa identificación. Este desapego, sin embargo, no tiene nada que ver con el ascetismo o el renunciamiento al mundo. Fortificarse físicamente, efectivamente o intelectualmente, no es poner fin a la identificación al cuerpo y a la mente. El fin consiste en estar desidentificado del hombre sean cuales fueren sus actividades. Este es el mensaje fundamental de la Bhagavad-Gita : dejar que el hombre cumpla con sus deberes sociales sin identificarse a ellos y permaneciendo consciente de ser el Ser único y eterno.


6° Resumen

Sólo una práctica regular de la meditación, práctica heredada de las técnicas del Raja - Yoga, que poco a poco impregne toda tu vida, te permitirá acabar con la identificación al cuerpo y al siquismo, para saber de propia experiencia que eres la pura Conciencia eterna e infinita.

Llevar a cabo esta experiencia que es la del Samadhi o del Satori, es ser un Iluminado, un Jnani. La poseer la Sabiduría Suprema. La Gnosis definitiva. Teniendo esta experiencia, diréis a los que buscan, como dicen los Sabios en los Upanishads: "Tu eres ESO (ese Infinito) "- TAT TWAN ASI". Dirás como el Cristo: El Padre (es decir, la Consciencia Transcendente del Ser en sí) y yo somos uno". Sabrás, como lo ha declarado el profeta Mahoma, que "Aquel que conoce su alma. conoce a su Señor" (Ibn Arabi - el tratado de la Unidad). Y podrás decir: "Yo soy el Absoluto" AHAM BRAHMASMI.

Es hacia la experiencia de esta Realidad hacia donde convergen todas las religiones. Esta experiencia salvadora constituye el nudo Esotérico de todas las Revelaciones. Quien comprende esto puede abandonar los ritos, las costumbres y los credos del exoterismo, para vivir cada vez más intensamente la Divina Realidad.

Esta experiencia necesita tiempo para arraigarse. Al principio puede que no sea más que un atisbo fugitivo y turbador de la Realidad Suprema. Hay que trabajar para que se convierta en una Beatitud cotidiana y constante; poner en práctica una disciplina sistemática y así impregnar de la Consciencia Transcendente (Jnana) todos los aspectos de nuestra vida.


7° Resumen

Pasar de la ignorancia al Conocimiento, es pasar de la muerte a la inmortalidad, ya que seguiremos el destino de aquello a lo que nos identifiquemos. ¿Quién es el que nace?: La individualidad sicológica. ¿qué es lo que muere? : El cuerpo físico. ¿Quién experimenta la vida post-mortem? : La psiquis. Nada de todo eso te concierne, a ti que eres la pura Conciencia que testimonia. La duración de una vida humana no es más que el comienzo, el desarrollo y la interrupción de un tipo específico de percepción. Vida humana y vida post-mortem no son más que dos espectáculos diferentes, dos series ordenadas de percepciones que atraviesan el campo de nuestra Conciencia infinita y eterna. Llegar a sentir que eres la Consciencia infinita es saber por propia experiencia, que nacimiento y muerte no te conciernen. Teniendo la experiencia de la Consciencia infinita sabrás: "A que se parecía tu rostro original antes de que tu padre y tu madre nacieran", según un Koan Zen del Maestro Houei-neng; y como Cristo podrás declarar: "Antes de Abraham ya existía yo".


8° Resumen

Para quien se ha identificado con la Consciencia eterna, el universo entero no es más que el conjunto de percepciones que atraviesan el campo de esta Consciencia infinita. El Universo no tiene pues ninguna realidad material. Lo que llamamos materialidad no es más que un tipo específico de percepciones. Todas las categorías de percepciones son fenómenos evanescentes que reposan sobre el vacío. Vivir esta percepción y esta comprensión en el escenario de la vida cotidiana, es haber accedido a la más alta forma de desapego...


9° Resumen

El Universo es el gran sueño del Ser. Es la meditación ordenada de Dios que es puro Espíritu. Es Maya el espectáculo de la Divina fantasmagoría. Esta fantasmagoría es la expresión de la Energía Divina (Shakti). Del vacío infinito de la pura Consciencia surge el sueño del Universo: el mundo es pues la Manifestación de Dios. La esencia Divina, que es el vacío infinito de la pura Consciencia, y la Manifestación Divina, que toma la forma del Cosmos, son inseparables. Así comprendemos, junto con los sabios de los Upanishads, que: "Todo este maravilloso universo es Brahman.

Samsara, el mundo de la transmigración, y Nirvana, la Transcendencia, son uno. En tanto que hombre eres una parcela indisociable del cosmos. En tanto que Consciencia, eres inseparable de la Transcendencia Divina. Una realización espiritual integral, no debe incitaros a renunciar al mundo, sino al contrario, a ver en él la Manifestación Divina de la que eres indisociable.

En tu aspecto manifestado, eres inseparable del Universo. De ahí que tu cuerpo sea uno con la totalidad del Universo. Quien sabe esto puede hacer suya la palabra de Cristo y decir delante de cualquier elemento del mundo "Esto es mi cuerpo, esta es mi sangre."


10° Resumen

Vivir cotidianamente la Unidad cósmica del gran Todo, del Tao, es despertar en ti la más alta forma de amor. El amor fluye libremente citando toda ilusión de estar separado se desvanece. Todos los demás son amados como tu mismo, cuando sabes que son tu mismo.

Desde el comienzo de la búsqueda espiritual, el abrir bien nuestro corazón, es un poderoso factor de progreso. Cuanto más despliegas tu amor y rompes con los encajonamientos del egoísmo, del apego, de la identificación posesiva, más capaz eres de amar por el simple hecho de amar, sin esperar o buscar nada, y más te preparas para la disolución de tu ego.

Cuando ya no amo a mi esposa por el hecho de ser mi esposa, o a mis hijos por ser mis hijos, o a mis padres por ser mis padres, o a mi país por ser mi país. Cuando mi amor, a pesar de que se materialice en un numero reducido de personas, engloba a todos los seres vivientes, y se acompaña de la total incapacidad de experimentar el odio. Cuando este amor no es simple sentimentalismo sino que desemboca en una auténtica preocupación por la felicidad material y espiritual de los otros. Cuando el amor no se apega a ninguna persona en particular, pues en toda persona veo una manifestación de Dios y sólo me siento apegado y enamorado de Dios. Entonces estoy muy cerca de la Realización.


11° Resumen

Ir más allá del cuerpo y de la mente, fundirse en el silencio Eterno, es ser uno con Dios, Volver al nivel del cuerpo y de la mente es volver a ser una pequeña individualidad mientras que Dios es infinito. Nunca es en el nombre del hombre en el que podemos decir: "Yo soy Dios". En verdad somos Dios al nivel de nuestra realidad profunda. En cuanto al hombre, pertenece al mundo de las apariencias. Identificar una apariencia a la Realidad Esencial, no es más que delirio mental y blasfemia. De ahí que las enseñanzas que han afirmado la identidad esencial entre el hombre y Dios, y aquellos que han afirmado la irreductible diferencia entre el hombre, simple mota de polvo y Dios, tengan igualmente razón. En tu aspecto, aparente, es decir al nivel de tu cuerpo, tus sentimientos y tus pensamientos, eres indiscutiblemente diferente de Dios. No eres más que una minúscula parcela de su manifestaci6n. Opuestamente en tu aspecto Esencial, más ella del cuerpo y del siquismo, eres uno con Dios y son el Universo.

Comprender esta doble verdad, es al mismo tiempo comprender que la Real¡zaci6n espiritual contiene los dos aspectos. El primer aspecto, el aspecto gnóstico, en el cual, aprendiendo a superar la mente, vivimos la experiencia de nuestra unidad con el Absoluto: Es el Vedanta, es el Jnana-Yoga. El segundo aspecto es el aspecto devociones: el Bhakti-Yoga, en el que viviendo al nivel del hombre, establecemos una relación con Dios. Lo amamos y lo adoramos por encima de todas las cosas. Nos abrimos a su Gracia Santificante. Nos sometemos a Su voluntad que se manifiesta a través de todos los acontecimientos de la vida. Llevamos a cabo todas las aspiraciones qué E1 ha puesto en nosotros, y así nos convertimos en su servidor.

A la profundización de este segundo aspecto se han dedicado de una forma particular los místicos hebreos, cristianos y musulmanes.

Sin embargo, así como lo afirmaba Ramana Maharshi, después de haberlo hecho un gran número se sabios hindús, y así como lo han expresado con una gran claridad los Sufistas: las experiencias del Conocimiento (Jnana) y de la devoción (Bhakti), se fusionan y devienen dos aspectos complementarios de la misma Realización.

"Oh Señor, si me identifico con el cuerpo, soy tu servidor, cuando me considero un alma encarnada, soy una parcela de Ti mismos pero cuando realizo que yo soy el Yo, no soy más que uno contigo". (Adhyâtma - Ramayana)


12° Resumen

La Realización espiritual no tiene nada que ver con una preocupación egoísta, pues sólo en la medida en la que conocemos la luz, podemos aportársela a otro. Permanecer en el mundo para hacer que brille la luz a nuestro alrededor, es la vía del Karma-Yoga. El Karma-Yoga, o la vía de la obras, completa las vías del Conocimiento y del Amor. Es para revelar el conocimiento para lo que las obras se realizan, y lo que nos empuja a realizarlas es el amor. El amor de Dios y el amor de los Seres vivos es algo indisociable, ya que todos los seres son manifestaciones de Dios.

Llevar a otro la luz y la Verdad y ser a sí un miembro activo de la Redención general, no es algo que se limite a la presente vida. Es a través de todas las eternidades sucesivas, como el realizado se entrega al servicio de los otros. Es, a través de una multiplicidad infinita de condiciones de existencia, como prepara la forma de ayudar a otros. Tal es el ideal del Bodhisattva que no es otro que el Santo de la Iglesia Triunfante.


13° Resumen

Durante tanto tiempo como deseos obtener una Realización espiritual y una liberación (Mukti) personales de la temporalidad, seguirá habiendo en ti una huella de ego, el último escalón consiste en comprender que no hay Liberación personal posible. Una liberación individual sería posible si hubiera una individualidad, pero precisamente eso es lo que es una ilusión. No hay pues ninguna posibilidad de refugiamos en ninguna parte, de emanciparos individualmente, pues sois indisociables del Todo.

Si somos, pues, uno con Dios en sus aspectos manifestados y No manifestados. Si eres un miembro del cuerpo de Cristo, la Redención del mundo es tu Redención. Y mientras haya un solo ser en el universo, que no se haya realizado espiritualmente, tu no serás un realizado en tu realidad englobante.


14° Resumen

Te acabamos de dar un breve y sucinto resumen de la enseñanza contenida en la Mayeútica Transcendente.

Profundiza en esta enseñanza

Interiorízala

Vívela

Transmítela


ImprimirCorreo electrónico