logo

Aproximaciones a la mística - Preliminar

Sin ninguna duda, existe una relación entre las “Aproximaciones” que os proponemos y los licores fuertes.

Desaconsejamos absolutamente leer este volumen de un tirón. Es preciso absorberlo en pequeñas dosis.

Incluso si estáis entusiasmados o tenéis prisa, no leáis más de una aproximación al día. ¡Imponeros esta disciplina! Tomaros el tiempo de reflexionar, de asimilar, de sentir lo que está escrito.

Leer de esta manera, ya es una práctica espiritual.

Cuando hayáis leído todo, será necesario releerlo. No porque os cueste entender, sino al contrario, porque sois inteligentes. Solamente los necios se imaginan que en este terreno, es suficiente una sola lectura.

Cualquier obra, en la vida espiritual, en la que se quiera profundizar, debe volverse un libro de cabecera, que será leído un gran número de veces.

Constataréis que en cada relectura, seréis capaces de vivir, cada vez más intensamente y profundamente lo que está escrito.

En la tercera lectura, jirones de bruma se desharán y comprensiones insospechadas se revelarán en la segunda lectura. Y lo mismo ocurrirá en la cuarta, la quinta, la sexta, séptima lectura y las siguientes. Así hasta que el texto esté impreso en vuestra alma.

Poner en práctica en uno o dos años, la totalidad de las actitudes interiores evocadas en las Aproximaciones, es imposible. La puesta en marcha de su aplicación, al principio, debe ser  limitada y proceder en etapas sucesivas. Es necesario comenzar a estudiar atentamente y meditar sobre algunas aproximaciones, para asimilarlas perfectamente, esforzándose cotidianamente en realizar las directivas psicológicas que contienen. Esto debe hacerse hasta que esta práctica interior se integre en nuestra vida. Entonces y solo entonces, es eficaz pasar a la práctica sistemática de algunas otras Aproximaciones.

Operando de esta forma, en una especie de paso lento y acumulativo, sin titubear en volver, tantas veces como sea necesario, a las aproximaciones anteriormente estudiadas, es como se obtiene una evolución interior, real, durable y profunda.

Unicamente, los que experimenten así la enseñanza, serán capaces de hablar de ella válidamente y podrán recoger los frutos que promete.

Cada “Aproximación” constituye individualmente un ejercicio especifico que conduce a una toma de consciencia particular. Todas las tomas de consciencia no se sitúan en el mismo nivel, y por este hecho todas las Aproximaciones no abordan la realidad a partir de un punto de vista único. Así se explica la diversidad de propósitos. Podremos remarcar que el lenguaje utilizado es a veces sensiblemente diferente, pero nunca contradictorio. Las Aproximaciones son como múltiples facetas del único diamante de la visión espiritual. Es importante percibir la unidad y la complementariedad de los diversos puntos de vista que se manifiestan en las Aproximaciones; pero, es igualmente importante el comprender que todos los puntos de vista a partir de los cuales es contemplada la Realidad, no reciben el mismo grado de luz.

Hablar siempre desde el nivel más elevado, no nos parece que sea la actitud pedagógica más sostenible. Si queremos que todos los aspectos del individuo sean iluminados, es preciso hablar a partir de una multiplicidad de niveles y elevarse respetando la trayectoria que intrínsecamente corresponde a cada punto de partida. De ello resulta un edificio cuyas líneas convergentes son de una altura y espacio de luz sin igual.

Teniendo un óptica esencialmente pedagógica, no hemos vacilado en insistir pesadamente sobre ciertos aspectos, tantas veces  como puedan ser útiles, y a repetir frecuentemente las nociones esenciales para subrayarlas. Al diablo la ligereza del estilo, ¡nuestra meta supera la literatura!.

El principio que hemos adoptado y al que será sometido el lector, lo podemos encontrar en numerosos textos orientales, cuya intención posee un carácter iniciático. Se trata de utilizar un martilleo repetitivo de ciertos temas, para obtener una impregnación profunda del espíritu. Este martilleo es considerado como insoportable por ciertos intelectuales. Y les es difícil comprender lo bien fundamentado de estas repeticiones, precisamente porque éstas últimas no se dirigen a su inteligencia, supuesta brillante, sino a niveles psicológicos  más profundos.

La aproximación moderna a la  metafísica se limita, a menudo, al conocimiento superficial del intelectualismo y juegos de manos ideológicos. Comprender superficialmente una enseñanza espiritual es fácil, la simple comprensión del texto es suficiente. A partir de esta comprensión superficial, se puede escribir o discurrir interminablemente sobre el tema. En cuanto a la comprensión profunda de una enseñanza espiritual, necesita un camino interior, y no puede ser alcanzado más que por quienes hacen las experiencias interiores, y obtienen los estados de consciencia descritos por la susodicha enseñanza.

Para llegar al conocimiento profundo de la enseñanza que expondremos luego, se requiere un esfuerzo sincero, perseverante y progresivo. Al realizar este esfuerzo, se distinguirán aquellos cuya búsqueda espiritual es seria y aquellos que no lo es.

Cuando sintáis que todo lo que está escrito, lo podíais haber escrito vosotros, el estudio habrá sido  para vosotros una Vía de interiorización.

Es lo que deseamos a todos los que nos lean.

Detrás de las palabras, a través del tiempo y del espacio, algo espera..

Poker bonus at bet365.com